lunes, 3 de julio de 2017

Emergente



Me gusta la palabra emergente. También existen otras en otros idiomas como por ejemplo startup, que significa empresa emergente, compañía emergente, compañía de arranque, compañía incipiente, en definitiva emprender un nuevo negocio.

Antaño, si a alguien se le ocurría una idea (por ejemplo la fregona, para no agacharse y ponerse de rodillas para limpiar suelos) a eso se le denominaba ¡qué buena idea tienes!.

Ahora resulta que si tienes una buena idea que pueda funcionar con poca inversión, desarrollando un proyecto, entonces estás ante una startup.

Algunos la han definido como una organización temporalmente en búsqueda de un modelo de negocio escalable y replicable.

En España a duras penas puede originar gente emprendedora ya que todo depende de generar un espacio y ritmo adecuado para crear una infraestructura desde la iniciativa pública, con una visión clara de atraer a personas que puedan desarrollar adecuadamente sus ideas.

Lo que ocurre es que cuando alguien hace y cree en un proyecto, pocas instituciones ayudan a que se realicen y entonces las personas más arriesgadas acaban sucumbiendo a que los gastos se coman los ingresos.

No existe la infraestructura necesaria. No somos un país emergente.

2 comentarios:

  1. Amigo Javier, España siempre ha sido diferente respecto a otros países de nuestro enotorio, con todo lo que puede ser a emprender cualquier iniciativa de progreso.

    Nunca lo he entendido, por qué nuestros gobernantes han tenido esta gran e interesada miopía que, ha consistido en poner palos al progreso de nuestro país, porque hombres emprendedores y con ganas de crear riqueza, los hay. Siempre lo digo: "este país no ha tenido la suerte de tener grandes hombres de Estado".

    Necesariamente tiene que cambiar de rumbo este país; se ve venir, se huele un cambio inminente. Hay mucha gente esperando el momento deseado.

    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Vicente, como bien dices este pais tiene grandes cerebros, pero se marchan todos y quedan esos cerebritos que nos gobiernan.
    Así de claro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar