viernes, 20 de abril de 2018

Certidumbre



Llevamos mucho tiempo con una ausencia total de certidumbre, demasiado tiempo.

Es lo mismo que decir que tenemos una total incertidumbre del porvenir -de lo que está por llegar-

¿Cómo afrontarán nuestros descendientes los próximos digamos, veinte años?

Y pongo un número, ya que cuando yo era joven me puse entonces un año, concretamente el 2000, y mi pregunta era a qué nos íbamos a enfrentar en la vida.

De entonces ahora han pasado casi 18 años y veo que en resumen hemos 'progresado' a la inversa.

Me parece que los años venideros van a ser de grandes cambios, y que ni nuestros más próximos descendientes, ni idea tendrán de esa vida por llegar, ni con un mínimo de certidumbre.

lunes, 16 de abril de 2018

Callejón negro



Es posible que lo que estoy escribiendo ahora, cuando alguien lo lea notará, seguramente, que estoy en un callejón que no tiene salida.

Mejor aún, sí tiene salida, pero es dándome la vuelta y comenzar de nuevo en la casilla de salida.

Sí, es posible que nos empeñemos en recorrer y volver a recorrer  los mismos caminos por los cuales ya hemos pasado.

Lo sabemos, pero insistimos en hacerlo por si encontramos un resquicio en donde columpiarnos de tal manera que veamos más allá de lo que torpemente no hemos visto, una y otra vez.

Ahora no veo ninguna luz que me indique que ese callejón tiene alguna esperanza.

Volvemos a incidir en los mismos errores cometidos por si encontrásemos ese resquicio de esperanza al que antes me he referido.

Y no quiero llegar de nuevo a ese callejón negro.

jueves, 12 de abril de 2018

Nostalgia



Nostalgia, esa palabra tan mágica y especial que nos traslada casi automáticamente a la melancolía, en definitiva, a la niebla de la tristeza.

Sufrimos nostalgia cuando nos vamos de un lugar conocido a otro desconocido, pero sobre todo por la necesidad de encontrar un refugio a las injusticias que nos ocurren.

Me imagino la cantidad de personas que tienen que fugarse de 'su sitio' de toda la vida y la nostalgia que les envuelve cuando piensan en 'su lugar' de origen, donde han vivido durante mucho tiempo.

Es sufrir un dolor inmenso y encima que tengas que suplicar que no te maltraten.

Ese desgarro que tienen que aguantar, tiene que ser a veces insoportable.

Otra cosa muy distinta es huir por motivos políticos, seguramente les llegará otra posible nostalgia.

viernes, 6 de abril de 2018

No sé qué hacer




Hace tiempo que no sé qué hacer, que es una pregunta que me hago muchas veces.

Se me presentan cuestiones en donde hay que tomar decisiones y resulta que en la mayoría de los casos me hago la misma pregunta 'no sé qué hacer'.

Cuando era joven supongo que tampoco sabía qué hacer ante una posible disquisición que el acontecer de la vida me ponía delante.

Tengo una especie de sentimiento de cierta culpa por decisiones que en su día tomé y que ahora, con la perspectiva de los años transcurridos me parecen ¡ay de mí! equivocadas.

Por eso pienso que cuando alguien me dice que los años transcurridos son una experiencia, no creo estar muy convencido de ello.

Y a ese alguien le dije: contigo no sé qué hacer.

lunes, 2 de abril de 2018

Pasa el tiempo



Creo que en los días largos es como querer estirar la vida.

Por eso nos convencemos que los días se alargan puesto que anochece más tarde.

Tenemos la sensación de que los minutos se alargan, aunque evidentemente sean los mismos sesenta segundos de siempre.

Es como si quisiéramos engañarnos, cuando en realidad es que nos hemos marcado que  cada día tenga las mismas horas de siempre, 24 horas, aunque no sea exactamente el tiempo que tarda la Tierra en girar sobre sí misma teniendo como referencia el Sol.

Nos engañamos y decimos que se alargan los días, Puede ser que la hora solar es distinta en las diferentes estaciones en que dividimos un año de nuestra existencia.

Puede ser que lo que nos pasa es que nos aburrimos al soportar las mismas historias un día y otro también.

Posiblemente, no nos interesa reconocer que lo único que nos ocurre es, ni más ni menos, que pasa el tiempo.

martes, 27 de marzo de 2018

Verdadero horror



Es un horror ser humano, en el más amplio significado y sentido de la palabra.

Horror de pertenecer  a este grupo de seres vivientes, aunque empiezo a dudar de que muchos vivientes no sean en realidad unos bichos malísimos que la toman con otros seres vivientes.

Y sin más preámbulos digo y siento que observando la historia, cualquier raza, grupo, religión han sido y siguen siendo trampolines para, las más de las veces, cometer las mayores atrocidades.

Por eso digo y afirmo, sin ningún rubor por mi parte, que me siento muy mal por pertenecer a esto que denominamos seres humanos.

Vamos, que es un verdadero horror.

jueves, 22 de marzo de 2018

Desiguales



Otro día más, para los optimistas. Otro día menos, para los pesimistas. ¿O es al revés?

Los que están en el grupo de los optimistas, es posible que ni crean a los del grupo de los pesimistas.

Otra cosa es que tanto unos y otros, no se hayan dado cuenta de que existe otra categoría, los desiguales.

Y esto ya es 'harina de otro costal', que seguramente no es ni más ni menos que ser muy ajeno o diferente de otra cosa con que es comparado.

Pero vamos al grano que no estamos para rodeos. Me interesa más aflorar esa cantidad ingente de desiguales.

No somos iguales, ante la educación, ante la sanidad, ante la justicia y un largo etcétera, en lo que se refiere a lo público.

Somos desiguales.

viernes, 16 de marzo de 2018

Ternura





Ternura hay que tener y mucha. Estamos en un lugar que es inhóspito, muy duro, como una corteza impenetrable de un muro blindado a todas las ternuras que se nos escapan.

No fluye la empatía, la honradez, la certeza de la vida impecable de algunos seres y hay que disfrutar, sin más.

Pero -siempre existen peros-  hay personas, animales y cosas que no admiten se les importune.

Quieren tener impoluto 'su' dominio. 

¿Qué queremos ser en la vida?

Intuimos que ya nada será lo mismo, que por mucho que lo intentemos y busquemos con ahínco, la ternura, ya se nos escapó en este mundo que, -como he escrito alguna vez- no está, ni se le espera.

Existen otras directrices que nos han ido inoculando pacientemente con un arte sibilino incluso,  silenciosamente.

Miramos y no vemos ni sentimos  la verdadera ternura.

lunes, 12 de marzo de 2018

Separación



Supongo que estamos aquí para disfrutar de la vida, al menos eso quiero y deseo.

¿Por qué nadie o casi nadie dice las cosas para que se entiendan?

No es fácil a estas alturas,  entender que todo parece tener un silencio cuando, por los motivos que sean, les interesa tergiversar cualquier hecho acaecido.

Nadie dimite, según se consultan las hemerotecas en este país, nadie dimite.

No es fácil entender que muchos políticos no den o no sepan contestar adecuadamente a algunas preguntas que hacen los periodistas en las ruedas de prensa.

No es fácil entender que nadie se tome en serio la gobernanza del país.

No es fácil entender, en suma, que la clásica división de poderes en una democracia no sea una verdadera separación.
  

lunes, 5 de marzo de 2018

Pues, eso.




Estamos en fase doctorado. Tenemos un país que está en esa fase imparable.

Solo con ver, escuchar a determinados individuos, se observa que las actitudes y formas de pensar adquieren esa fase que digo más arriba.

Frases entresacadas de titulares o conversaciones en medios diversos, léase radio, tertulias, bares y otros lugares, e incluso 'cazando' conversaciones según paseas por los lugares que uno frecuenta, son un cúmulo de aportaciones para poder escribir una obra literaria.

"Luis, sé fuerte, hacemos lo que podemos"

"No nos metamos en esas cosas"

"Tendré que aplicar la ley, independientemente de que me guste o no"

Estas son algunas muestras que denotan un verdadero doctorado.

Dos personas que hagan el mismo trabajo sean del sexo que sean, deben cobrar lo mismo.

Esto que acabo de escribir, es el máximo del doctorado de desvergüenza.

Pues, eso.

lunes, 26 de febrero de 2018

Necesitamos la verdad



Necesitamos la verdad, ésa que es difícil de descifrar, ya que la realidad nos inunda con la mentira.

No podemos distinguir, aunque atisbamos una posible verdad.

Nos hemos acostumbrado a ver "realidades" que son manipulaciones, a veces obscenas, peor, son simplemente manipulaciones que nos hacen "ver" lo que quieren que veamos como verdad.

Cuando visionamos una película, nos tenemos que creer que lo que allí se plasma, son realidades de la vida. No todo puede ser "blanco" o "negro".

Las historias que pasan por nuestras vidas suelen tener diferentes colores, que las más de las veces, queremos que en nuestro interior sean realidad, aunque siempre descubrimos que nos han engañado.

Los documentales que vemos sobre historia, naturaleza, biografías etcétera, nos los suelen mostrar como verdades absolutas, pero por mucho que lo intenten se les escapa que el relato lo hacen personas que piensan en describir "su" forma, "su" verdad.

Entonces no me queda otra razón para decir que necesitamos la verdad.

jueves, 22 de febrero de 2018

Vivimos de milagro



Acababa de despertarme a la realidad diaria, cuando de súbito noté como se me caían los sombrajos de la vida.

Esa realidad que muchas veces aparece para concienciarnos de las barbaridades que nos escupen y no comprendemos cómo es posible existan.

Agoreros hay en todos los estamentos de esa realidad, sin duda.

Pero cuando entras a saco por alguna noticia que se te cruza en tu mente como si fuera un misil, es entonces cuando entiendes que estás en un mundo tan absurdo, ya que en los contrastes está la grandeza de la vida.

Es muy posible que se empeñen en vendernos el aire, pero es ese aire el que nos hace que ya no podamos respirar.

Ante la realidad que me rodea no puedo más que exclamar: vivimos de milagro.