lunes, 20 de noviembre de 2017

Machismo



Hoy no quería deslizar mi escritura sobre mi libreta. Tonterías que me ocurren a diario y desde luego en mi caso dejo que se ocupen tranquilamente todos esos programas de comunicación con tintes amarillos que parece ser, hacen las delicias a muchas personas.

Hoy quiero reflexionar sobre algo que me está rondando desde hace mucho tiempo por mi cabeza.

El machismo es algo que llevamos impregnado  los habitantes de este globo terráqueo, por decirlo suavemente, de siempre.

Moverse entre machos alfa dispuestos a perdonar la existencia de la joven, de la novia, de la estudiante, de la que se dedica  a la política, de la aviadora, de la matemática, de la investigadora, de la escritora, de la periodista y así un largo etcétera, como mirando por encima del hombro, es un 'deporte' muy extendido y muy desagradable para las mujeres de esta sociedad.

No dejo de repetir que estos 'varones' se olvidan, en primer lugar, de donde les alumbraron a esta vida, que no han sido otras personas que precisamente, mujeres.

No me gustaría hacer ni siquiera un rasguño a ningún macho por escribir lo que estoy escribiendo.

Queda claro que, a pesar de esta indeseable especie alfa machista, siguen abriendo caminos en la humanidad las mujeres a pesar de todas las estratagemas empleadas por estos machos.

Recordar que todos somos unos inexpertos cuando llegamos a este mundo y que precisamente lo esencial será erradicar este imperdonable machismo.

viernes, 17 de noviembre de 2017

Principiante




Tengo ya esa edad en donde no es necesario decir -cuando me preguntan- la que tengo.

Me dejan el asiento en los transportes públicos (a veces) y  muchas personas en cuanto digo la edad me dicen esa frase ¡pues qué bien se conserva!

A mí lo que me gustan son determinadas conservas de alimentos. Me gusta pensar que soy un principiante en todo o casi todo, en la vida.

Por ejemplo, a las últimas bodas a las que he asistido, lo cierto es que me he sentido un bicho raro.

Aunque pensándolo bien, lo que seguramente me ha sucedido es que mi edad me impide tener esa frescura que siendo más joven sentía que me 'comía el mundo' y lo que me echaran.

Aunque, eso sí, me daba unos estacazos de mucho cuidado.

En algunas de esas bodas he sentido ganas de bailar al compás de la música que ponen, que por cierto algunas melodías me trasladaban a la época del jurásico. Me dicen que todo vuelve.

Entonces ocurre, algún joven se acerca y me dice si quiero sentarme. Y es cuando me sale una especie de enojo por constatar que ya soy mayor.

Y me digo: soy un principiante.

lunes, 13 de noviembre de 2017

Estamos en el año 2008



Todos los días observamos que tenemos alrededor nuestro mucho fraude.

Y digo fraude en casi todos los ámbitos de nuestras vidas.

Hagamos un repaso rápido de algunas noticias en las que de una u otra forma suponen un fraude.

La esencia humana -según mi visión- necesita una urgente actualización en la formación de nuestras próximas generaciones en educación para que avance nuestro país.

Todos los recortes sufridos desde 2010 han sido la peor fórmula para salir de una crisis que comenzara allá por 2008.

Mientras el conjunto de la Unión Europea invierte hoy un 25 % más en I+D que antes del inicio de la crisis, España destina un 10 % menos.

Esto se traduce que en nuestro país no haya recuperado los niveles de inversión que tenía antes del 2008.

Estamos en el año 2008.

lunes, 6 de noviembre de 2017

Seguimos leyendo



Aunque vivimos en una época en donde se suceden hechos con vertiginosa rapidez de comunicación, seguimos leyendo libros.

Y cuando digo seguimos leyendo libros, me refiero a los libros que podemos tocar, pasar páginas, oler ese olor especial que tienen.

Ya se ha escrito muchas veces que cuando apareció la televisión muchos auspiciaron la muerte de la radio.

Hoy día se constata que la radio sigue muy viva. No, la radio no ha desaparecido, ni mucho menos. Lo que ha ocurrido es que la radio se ha adaptado a lo que los escuchantes demandan. La radio sigue ahí imperturbable.

Cuando aparecieron los primeros libros digitales, también algunos 'profetas' invocaron la desaparición de los libros físicos, que acabarían con la letra impresa en papel.

Suelo ver las ventajas y desventajas en las nuevas tecnologías. Supongo que habrá gustos para todos y seguramente ocurrirá que dichas tecnologías abrirán nuevos caminos como ocurrió con la invención del ferrocarril.

Se observan muchas campañas publicitarias anunciando los libros electrónicos y la prensa digital. Es como si anunciaran que la prensa y libros escritos en papel tuviera sus días contados.

Yo creo que que lo que ocurrirá -que está ocurriendo ya- es que acabarán coexistiendo.

No hay que ser excluyentes ante los avances y por eso pienso que sea con un medio u otro, seguiremos leyendo.

jueves, 2 de noviembre de 2017

No estamos solos



Últimamente os confieso que me atrae la muerte.

Parece que lo que estoy escribiendo es una posible forma de llamar la atención, pero no lo es, ni mucho menos.

Cuando asistimos a un entierro o funeral de alguien que conocimos, suele ocurrir casi todas las veces que presenciamos las mismas o parecidas actitudes de los que concurrimos a ellas.

Las ceremonias a las que se asisten suelen tener las mismas connotaciones ya sea de una religión o de otra e incluso de ninguna.

Es como una reunión para recordar, las más de las veces que nos tenemos que ausentar algún día de este mundo.

Y entonces viene la pregunta casi siempre, incluso aunque se sea ateo. Nos hacemos la misma pregunta ¿cuándo nos vayamos estaremos solos?

En todas las despedidas del que ya se marchó a saber Dios dónde, en ese momento, le solemos acompañar por lo menos los familiares, amigos y conocidos que tuvo durante su vida.

Mi duda surge siempre en estos acontecimientos. Cuando lleguemos, si existe, 'a la otra vida' ¿estaremos solos?

De lo que sí, aquí y ahora estoy medianamente seguro es que cuando nos vamos no estamos solos.

lunes, 30 de octubre de 2017

El verdadero poder



Visto lo visto, creo que hay que aterrizar en este globo terráqueo y 
ser más realistas.

Bajarnos de nuestros móviles, ordenadores y todos los aparatos que nos invaden cada vez más, puede ser una buena orden, que debemos lanzar a nuestro cerebro.

Poder, lo que se dice poder, el verdadero poder, no lo tienen los políticos, tampoco lo tienen las instituciones que dicen nos representan.

Ni siquiera  los que dicen que nos gobiernan.

No, el verdadero poder es la mente de cada cual.

La mente es el verdadero poder que mueve al mundo.

Hemos estado equivocados durante siglos.

No eran los reyes, los dictadores, los presidentes, los políticos.

No, el verdadero poder siempre ha sido la mente.

Ese es y ninguno más el verdadero poder.

jueves, 26 de octubre de 2017

La lámpara que ilumina mis lecturas



Hay días que piensas seriamente que no deberían haber comenzado.

Pero pese a todos los esfuerzos que haces, el día tozudamente continúa.

Entonces te das cuenta de que, aunque tú lo intentes, la única realidad es lo que pasará.

Y así, poco a poco van acaeciendo los acompasados segundos que inexorables se convertirán en minutos y por supuesto esos minutos en horas.

Cuando nos decimos 'así nos va la feria' realmente no sabemos cómo nos va en esa realidad, que es la vida.

Creyendo que soy libre, paseo por el parque más cercano y de repente, me creo que soy el rey del mundo.

Si, efectivamente soy libre para pasear, pero no soy tan libre como para quitarme de la mente los problemas que se me han enquistado. No soy libre.

Como un robot programado por otras mentes surco los senderos del parque absorto en esos problemas que no puedo borrar fácilmente.

Decido entonces esbozar un apunte rápido para intentar olvidar lo que me sigue golpeando en mi cabeza.

Me parece divertido lo que me sucede, aunque en realidad, no veo la gracia por ninguna parte.

Recuerdo -como un fogonazo- que dejé encendida la lámpara que  ilumina mis lecturas y siento necesidad de tener poderes para apagarla desde el parque, solo con mi mente.

El caso es que veo a una pareja en un banco mirándose amarteladamente y de inmediato me digo: la lámpara que ilumina mis lecturas.

lunes, 23 de octubre de 2017

Pobres



En el calvario de las crisis es cuanto más se ahonda en ella, más pobreza engorda en esas crisis.

Si nos fijamos, desde hace relativamente poco la pobreza campa a sus anchas en el mundo, eso sí, tal vez disimulada por una pobreza no tan visible.

La culpa de lo que está sucediendo es ni más ni menos por el ahogamiento sin miramientos, de la buena gente.

La Gran Depresión surgió por los excesos de unos pocos que habían afanado a los sufridos trabajadores que, por un mísero salario, sacaban adelante a una nación por las ganas de salir de su miseria.

Así se llegó a los excesos de una minoría que contagiaba sin compasión salir del agujero en que se encontraban que unos 'listos' se aprovechaban de esa buena gente.

La acumulación por acumular lleva sin remedio al despilfarro, en definitiva, al engaño. Es la minoría la que impone sus reglas.

Lo que seguramente no quieren saber que tanta acumulación de riqueza impide normalmente ver el bosque de la realidad.

Y la realidad no es otra que nos vamos de este mundo sin posible remedio para evitarlo.

Grandes fortunas se han despilfarrado a lo largo de la historia.
Esos son los que yo denomino los auténticos pobres.

jueves, 19 de octubre de 2017

Agenda

Escucho con bastante frecuencia algo que no hace mucho no se oía apenas: agenda.

Ahora todo el mundo apela a la agenda para saber si puede asistir a algún evento.

Enséñame la agenda, le dice una madre a su hijo.

Sí, es normal que todo chaval que esté estudiando tiene que llevar una agenda para que no se le olvide qué tiene que estudiar.

Antes los 'deberes' se hacían y punto y pelota, sin más.

Agenda es eso que se inventaron alguna fábrica de renombrado nombre comercial para poder regalar a los clientes de un banco y que vieran lo bien que se portaban con el impositor.

Echo de menos una Agenda del Miedo. Ir apuntando que debemos dinero al banco, que tenemos que quedar bien con alguien, con alguien que cumple años pera recordarle que se está haciendo viejo.

Agenda para no olvidarnos que tenemos que regalar unas flores para que no nos echen de menos.

Agenda para anotar que tenemos una cita inolvidable con el médico para que nos revise nuestra salud y podamos seguir anotando en dicha agenda.

¿Y para cuándo una Agenda de la Felicidad?

Ya está bien de anotar para sufrir, quiero anotar para no tener que recordar que tenemos que tener una agenda.


lunes, 16 de octubre de 2017

De pantalla en pantalla



Ahora casi todo pasa por una pantalla, son las ventanas en donde podemos sorprendernos de muchas cosas que suceden.

Pero no solo es una pantalla, son varias de diferentes tamaños.

Pantalla de TV, de móvil, de ordenador y otros plasmas que nos indican cosas a una velocidad de vértigo.

Y luego están, además, las pantallas que algunos denominan múltiples pero que en realidad son una misma dividida en varias pantallas o recuadros que nos informan de esas cosas que están sucediendo a la vez.

Esto es locura pura.

Así nos creemos hechos fugaces y cuya rapidez en realidad, es una deformación de la verdad.

Si esto no fuera poco, que lo es, tenemos la manía de ver una pantalla y hablar o escribir sobre otro asunto que estemos tratando.

Así difícilmente se pueden tomar decisiones sopesadas convenientemente para que sean las adecuadas.

Pero bien es verdad que esto que estoy escribiendo ahora, dentro de poco ya no servirá de nada pues estaré absorto de lo que ocurra en el mundo, yendo de pantalla en pantalla.

miércoles, 11 de octubre de 2017

A propósito



A propósito de la vida y la muerte, siempre me acuerdo de una calle de mi Segovia natal, Calle de la Muerte y Vida.

Cuando llega el 1 de noviembre de cada año ( ya queda menos), muchas personas van a visitar los cementerios para recordar a los que nos precedieron en la vida.

La Muerte ya es otra otra cosa, es una gran incógnita, aunque para algunos sea la otra Vida.

Viene a cuento esta reflexión que estoy escribiendo ahora por aquello de acordarnos de nuestros seres queridos.

No necesitamos ninguna memoria especial, solo necesitamos una memoria limpia sin avatares políticos, que por cierto, siempre ensucian cualquier memoria.

Reivindico que dejen acordarme lo que mi mente siempre recuerda, sea bueno, sea malo, sea regular, incluso indiferente, pero son mis recuerdos.

Quiero que mi memoria sea mía, mi memoria.

Solo pido a la buena gente que no se meta en camisa de once varas, y así seré yo -como creo que he sido siempre- respetuoso con las memorias de los demás. Pues eso.

A propósito.

viernes, 6 de octubre de 2017

Demasiado cómodo



Me parece demasiado cómodo decir que los que no son como nosotros no son los adecuados para llevar una casa, una tienda, un automóvil, una bicicleta, una bolsa o carro de la compra, en definitiva, una forma de relacionarnos con los demás, como si los demás fueran distintos a nosotros.

Demasiado cómodo.

Es como si entráramos en un local público en donde hay mucho ruido y nos pusiéramos a gritar para indicar que se quite el ruido estrepitoso. Sería una estupidez o algo parecido.

Si escribes y algo no gusta a determinados lectores, no quiere decir que me estén diciendo que deje de escribir, sencillamente es que no les gusta lo que expreso en mi escritura pero, no por eso, tienen que acallar a todas las personas que son escritoras.

Demasiado cómodo tachar a todos de la misma forma que tachamos cada uno de nosotros a los que no nos gustan lo que dicen y escriben y, por eso precisamente no estamos indicando que no nos gusta la humanidad, sencillamente es que determinadas personas no nos gustan.

¿Es que los 'otros' no tienen derecho a escoger a quienes prefieran?

Todos estamos en el mismo barco de la vida que como todo el mundo sabe, es llegar al final de la misma lo mejor posible. Destino, por cierto, que pocos se atreven a discutir.

Cuando estoy haciendo un dibujo, un óleo, una acuarela o simplemente estoy pensando en cómo puedo expresar mejor lo que siento, no se me ocurre hacer caso a quien me vea esbozar los primeros trazos y que me diga: eso no me gusta, no lo hagas.

Y yo me atrevo a preguntar: ¿y tú cómo lo harías?

Demasiado cómodo.